Do you need a free psychic chat?

Check outthis pageLink

Manifiesto Plataforma Reino de los Mallos

Manifiesto fundacional de la Plataforma en defensa del Reino de los Mallos

Este manifiesto exige básicamente la puesta en práctica de principios democráticos en materia de gestión de aguas, desde un desarrollo coherente de la nueva directiva marco de aguas europea en nuestro país.
Esta nuestra tierra  recibe dos nombres: la Galliguera, por ser el territorio por el que pasa el río Gállego; y más recientemente “el reino de los mallos” nombre que muestra el gran legado de patrimonio natural e histórico en el se basan tanto nuestra identidad como nuestras perspectivas de futuro.
En estos momentos, junto a la ganadería y la agricultura, se viene potenciando y desarrollando un activo y prometedor  sector turístico, basado en las aguas bravas, el paisaje y el patrimonio histórico-artístico de la comarca.
Estos elementos hacen que el Reino de los mallos tenga hoy un notable desarrollo económico, humano, cultural y social, así como prometedoras perspectivas de desarrollo sostenible para el futuro
No obstante, se trata de  un territorio  en el que faltan infraestructuras, que permitan mejorar las comunicaciones, fomentar un cierto desarrollo industrial y ofrecer servicios sociales de calidad.
Desgraciadamente, las infraestructuras más notables que existen son dos embalses, el de la Peña y la Presa del Gállego, en los municipios de Biscarrués y Ardisa, dos centrales hidroeléctricas, Carcavilla y Valdespartera, y una subestación en Santa Eulalia. Todas ellas, son infraestructuras que contribuyen al desarrollo de Monegros o generan beneficios a determinadas empresas eléctricas, sin que la comarca del “reino de los mallos” haya obtenido nunca ventaja alguna.


El presente manifiesto defiende los siguientes principios y objetivos:
- La equidad interterritorial
La igualdad real de todos los territorios del estado español exige que ningún territorio sea considerado más que otro, evitando, especialmente, aquellas situaciones en las que la priorización de los intereses de unas comarcas o regiones imponga la destrucción o la degradación de otras

- El respeto al derecho de todas las personas y comunidades a vivir en su pueblo.
Dentro de la nueva generación de derechos humanos a debate actualmente en las instituciones internacionales, se incluye el derecho de los pueblos a la paz, al territorio y al medio ambiente. En este sentido, proclamamos el derecho de todos los pueblos a seguir existiendo, por encima de intereses económicos y políticos ajenos, que generalmente benefician a los más ricos y poderosos. Rechazamos por tanto como un atentado a los derechos humanos la amenaza de inundación de Erés.

- La preservación de la integridad e identidad territorial de cada comarca
En nuestro caso, reivindicamos nuestro derecho a preservar nuestros propios recursos naturales - las aguas bravas del río Gállego, los mallos y sus paisajes, la flora, la fauna,…- así como nuestro patrimonio histórico artístico - los castillos y ermitas románicas, la arquitectura popular de estos pueblos…- no pedimos que se nos regale nada, pero exigimos que se respete nuestra integridad territorial y lo que hemos construido con nuestro esfuerzo

- La sostenibilidad del desarrollo rural
Defendemos nuestro derecho a vivir en el medio rural promoviendo, en cada territorio, modelos de desarrollo sostenibles, tanto económica como social y ambientalmente. En este sentido, no se pueden seguir creando expectativas de regadío de dudosa viabilidad económica sin tener en cuenta las repercusiones  provocadas en otras comarcas como la nuestra.

- La gestión sostenible de nuestros ríos desde la nueva cultura del agua
No podemos seguir detrayendo más caudales de nuestros ríos, ni para trasvases ni para nuevos regadíos que resultan insostenibles desde el punto de vista ambiental e incluso económico , y menos desde las perspectivas de cambio climático en curso  debemos empezar a aplicar con rigor y seriedad la directiva marco del agua, desde una perspectiva de cuenca, haciéndonos todos garantes y corresponsables de la salud de nuestros ríos,  de nuestros deltas y de nuestros paisajes.


Solicitamos:

  • Compensar la deuda histórica contraída con este territorio, mediante adecuadas  inversiones e  infraestructuras coherentes con un modelo de desarrollo sostenible de la comarca.
  • La anulación de proyectos, como el embalse de Biscarrués, que arruinan y cercenan las posibilidades de desarrollo sostenible de nuestra comarca.
  • Promover estudios integrales de nuestro territorio, que pongan las bases de un plan de desarrollo sostenible para la comarca del” reino de los mallos”.
  • Una nueva política del agua que respete los principios y objetivos de la directiva marco del agua y permita recuperar y garantizar el buen estado ecológico  de nuestros ríos, incluido el Delta del Ebro.
  • Detener el crecimiento masivo de nuevos regadíos en la cuenca del Ebro, limitando posibles nuevas transformaciones a pequeños riegos sociales que se demuestren rentables y compatibles con la sostenibilidad de los ríos de la cuenca.
  • La elaboración de un plan  de retirada compensada de regadíos salinizados en Aragón; ello permitiría ahorrar importantes caudales que se deberían destinar a aumentar la garantía de los abastecimientos urbanos y agrarios, previendo futuros ciclos de sequía.
  • La revisión del plan hidrológico de la cuenca del Ebro, tal y como exige la directiva marco, aplicando un amplio proceso participativo en todas las comunidades de la cuenca, en el que reivindicamos participar, en compañía de cuantos colectivos vienen luchando por la nueva cultura del agua.
  • El desarrollo de un auténtico proceso de diálogo social, basado en el respeto mutuo entre las distintas comarcas, en el que los acuerdos sean consensuados y no haya imposiciones.

Llamamiento

La defensa del medio natural, y particularmente de ríos como el Gállego, así como la defensa de los derechos humanos y de derechos básicos de pueblos como Erés, y el resto de pueblos de la comarca,  no debe ser solo responsabilidad de las gentes del reino de los mallos, sino de todo Aragón y de todo el mundo, en la medida que están en peligro patrimonios que son de todos.
Ante el peligro de que el proyecto de Biscarrués se pretenda imponer en la Comisión del Agua, en contra de la voluntad de los afectados, sin llegar a soluciones de consenso,  ignorando las alternativas técnicas que existen, esta Plataforma llama a toda la ciudadanía, colectivos, sindicatos  y partidos que compartan los principios de esta declaración a levantar un amplio movimiento ciudadano en contra de la barbarie que supondría inundar Erés y destruir el hermoso cañón del Gállego a los pies de los Mallos de Riglos. Tal imposición sería entendida como una ruptura del diálogo social al que hemos venido dedicando nuestros mejores esfuerzos, desde una actitud generosa y comprensiva hacia los intereses de los regantes, aun cuando en muchos aspectos no los compartamos. Hacemos un llamamiento para que, de producirse esta circunstancia, que no deseamos, seamos capaces de levantar un movimiento en Aragón, en España y en Europa que dé continuidad coherente al ejemplar movimiento por la Nueva Cultura del Agua con el que fuimos capaces de desterrar los trasvases que pretendía imponer el anterior gobierno del PP con el apoyo, por cierto, de los dirigentes de Riegos del Alto Aragón que hoy pretenden inundar nuestros pueblos y valles.
Manifiestos | Jueves, 15 Septiembre 2005 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!