Es hora de cambiar el modelo de gestión

HERALDO DE ARAGÓN

(31/12/2012)

ESTE año 2013 será clave para comprobar si el Ministerio de Medio Ambiente y la Confederación Hidrográfica del Ebro incorporan en el Plan de Cuenca del Ebro las medidas para convertir el cumplimiento de los objetivos ambientales, marcados en la Directiva Marco del Agua, en el eje central de la gestión hidrológica en el Ebro. Desde las organizaciones de afectados y ecologistas apelamos a que se cambie el modelo actual, enquistado en un modelo exclusivamente productivista de la gestión del agua, y obcecado en realizar un catálogo ingente de obras, por otro modelo diferente, de gestión de la demanda, optando por las soluciones más eficientes y menos costosas, descartando aquellas obras con graves impactos económicos, sociales y medioambientales, y que producen además conflictos enconados durante décadas.
Comenzamos el año en que la CHE debería apostar por establecer un régimen de caudales ambientales que garantice realmente conseguir un buen estado ecológico de las masas de agua. Este objetivo que debe ser prioritario, fijando estos caudales de manera previa a los usos previstos, y no al revés como en el texto actual, donde son el resultado de lo que queda después de asumir las peticiones de comunidades autónomas y regantes, sumando demandas actuales y futuras aunque sean irreales e irrazonables. En el caso del Delta del Ebro, donde se vive desde hace años una situación de emergencia ecológica, para evitar la muerte del río desde Tortosa a su desembocadura es necesario que la Confederación asuma las propuestas de la Plataforma en Defensa de L'Ebre, especialmente en cuanto al aumento de su caudal ecológico para evitar la salinización que se produce ya decenas de kilómetros antes de la desembocadura. Para ello, sería preciso también que se excluya de manera explícita y categórica la posibilidad de llevar a cabo dos trasvases, uno del Ebro hasta Valencia mediante el canal Xerta-Senia, y del Segre hasta la zona metropolitana de Barcelona a través del Segarra-Garrigues.
Desde Coagret apoyarnos por otro lado, la demanda de la PDE de que la Unión Europea tutele el Plan de Cuenca del Ebro para garantizar el cumplimiento de la normativa comunitaria. Resulta imprescindible que nos planteemos si tienen sentido o no las nuevas hectáreas de regadío, una vez sometidas a un análisis sobre su sostenibilidad económica y por supuesto medioambiental, teniendo en cuenta que los regadíos son el mayor factor de contaminación difusa, y partiendo de la realidad que suponen los fenómenos asociados al cambio climático. Sería necesario además poner en marcha un plan de retirada de regadíos con fuertes niveles de salinidad, con graves problemas de drenaje, y con baja rentabilidad. Según cálculos del profesor Pedro Arrojo, esta posibilidad permitiría recuperar agua de calidad por menos de cuatro céntimos de euro el metro cúbico.
Lógicamente, como coordinadora de las organizaciones de afectados, nos gustaría que en 2013, como consecuencia de todo lo propuesto anteriormente, la CHE y los potenciales beneficiarios de estas obras, se convencieran de la necesidad de descartar el recrecimiento de Yesa, los embalses de Mularroya y de Biscarrués, y el recrecimiento de Las Torcas.
¿Qué es mejor, seguir insistiendo en proyectos que van a tener oposición social y jurídica durante los años que sea necesario, o adoptar alternativas sostenibles y posibles planteadas hace tiempo?. Por ejemplo, siete balsas laterales dentro del propio sistema de Bardenas, con la misma capacidad de regulación que el recrecimiento de Yesa, pero con un coste espectacularmente menor que los más de 300 millones de euros que alcanza ya el presupuesto del recrecimiento de Yesa, más de 800 millones de euros si sumamos el conjunto de las obras conflictivas en Aragón.
Por normativa europea, una parte importante de esta cantidad tendrá que ser repercutida en los usuarios de esos hm3, aplicando el principio de recuperación de costes.
Una razón más para adoptar soluciones más baratas para todos, también para los ciudadanos que pagarán con sus impuestos una parte importante de estos embalses, mientras sufrimos importantes recortes en sectores clave como educación, sanidad o servicios sociales.

Valetín Cazaña

Presidente de COAGRET

Artículos de opinión | Lunes, 31 Diciembre 2012 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!