Reivindicaciones históricas

Una vez más se pone en marcha la maquinaria trasvasista, y como en los últimos 30 años, el recrecimiento de Yesa es la primera piedra de este viejo conocido trasvase del Ebro. Dice el consejero de Agricultura de Aragón que el recrecimiento de Yesa es una "reivindicación histórica". Yo más bien lo llamaría una promesa perpetua.

En Bardenas se han aferrado a la promesa de un embalse en lugar de buscar alternativas de almacenamiento en su territorio, diversificar su economía o aplicar políticas de desarrollo sostenible. Con los 300 millones de euros que, como mínimo, costaría recrecer Yesa, en Bardenas se podrían impulsar proyectos que, a buen seguro, serían más beneficiosos para el territorio.

Los políticos han utilizado esta promesa para mantener cautivos los votos de los aragoneses. Al principio eran suficientes las promesas de convertir el desierto en oasis, prometer que el medio rural viviría solamente del agua. Pero cuando la población rural se desplazó a las ciudades, hubo que adaptarse y se empezó a utilizar a la ciudad de Zaragoza como rehén para intentar asegurar un proyecto que a todas luces se empezaba a caer por si solo; incluso sus laderas. Pero el objetivo real siempre ha sido asegurar el almacenamiento de agua en los embalses de cabecera que son los que permitirán trasvasar el agua. El pacto del agua no es más que una falsa moneda de cambio para acallar a los aragoneses.

Mientras tanto, los afectados llevamos 30 años con nuestro futuro hipotecado por este proyecto injusto y caduco. Hemos aguantado cómo, una y otra vez, se nos considera prescindibles y se nos trata como si fuéramos invisibles. Basta ya de promesas irrealizables, basta ya de ningunear a las minorías, la nuestra sí es una reivindicación histórica: vivir donde lo han hecho nuestros abuelos y nuestros padres. ¡Queremos vivir aquí!

 

Raquel Iguacel Márquez

Artículos de opinión | Jueves, 09 Febrero 2012 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!