El CEDEX pide desestimar el embalse de Biscarrués

Presentamos un documento elaborado por el CEDEX para la Dirección General de Calidad y Evaluación Ambiental del Ministerio de Medio Ambiente y Medio Rural y Marino, este documento sirve para asesorar a la Dirección General, antes mencionada, en la toma de decisión sobre el impacto ambiental negativo o positivo del anteproyecto de embalse de Biscarrués.

La conclusión final -textualmente dice:

“se considera que el proyecto debería desestimarse por presentar impactos ambientales críticos, no estar adecuadamente justificado, carecer de una verdadera evaluación de alternativas y no demostrarse razonadamente que salvaguarde los intereses generales desde una perspectiva global e integrada, como recoge la exposición de motivos del Real Decreto Legislativo 1/2008, de 11 de enero, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley de Evaluación de Impacto Ambiental de proyectos.”

pdfInforme CEDEX sobre Evaluación de Impacto Ambiental del embalse de Biscarrués505.46 KB

Impactos ambientales críticos

Sobre el medio humano

Se producirá una afección muy importante al paisaje, por la construcción de la presa, y sus obras auxiliares. Supondrá una pérdida de calidad paisajística. La pérdida de valor paisajístico afectará de forma subsidiaria al uso turístico que actualmente tiene la zona. También, se ocuparán zonas de cultivo con la mayoría de las actuaciones previstas. En su conjunto, todas las actuaciones del proyecto generarán una afección significativa sobre la población de esta zona.

Desaparición de un tramo fluvial del curso medio del río Gállego con un estado de conservación muy bueno, aspecto crítico si se considera la desaparición de muchos otros tramos por los embalses ya existentes en este río, y en particular por los dos que prácticamente lindan con el propuesto, La Peña y Ardisa. En toda la longitud del río entre la presa de Ardisa y la cola de La Peña, quedará menos de un tercio del tramo fluvial, y segregado en dos tramos, ambos muy influidos por la cola de los embalses.

Esta desaparición supone la pérdida de un elemento geomorfológico singular, y de todo el ecosistema asociado.

Sobre la fauna

Existe una afección cierta a la nutria. Muchas otras especies singulares como el cangrejo de río autóctono, varias náyades, entre ellas la margaritona, galápagos o aves como el mirlo acuático quizá pudieran verse afectadas. También es cierta la afección a varias especie de peces, que se verán relegadas a un tramo fluvial muy reducido, lo que sin duda tendrá repercusiones en sus poblaciones, agravadas por la previsible colonización del nuevo embalse por especies alóctonas.

Se afectará de forma muy importante a la conectividad entre las vertientes oriental y occidental del río Gállego. La presencia de tres embalses casi seguidos, Ardisa,

Biscarrués y La Peña, supondrá una barrera casi infranqueable para los desplazamientos este-oeste de la fauna. La situación creada por los embalses de Ardisa y La Peña se agrava con Biscarrués, hasta el punto de aislar casi las dos vertientes.

Sobre la flora

Desaparecerá la vegetación de ribera, incluida en un hábitat de interés comunitario. Esta desaparición se suma a la ya producida por Ardisa y La Peña.

Se verá afectado todo el curso bajo del río Gállego por la desaparición de las avenidas ordinarias, lo que producirá cambios en el ecosistema. Estas afecciones tendrán una repercusión directa sobre el LIC Bajo Gállego, que verá alteradas sus condiciones, perdiendo naturalidad, y pudiendo afectar a los valores por los que se propuso.

Riesgos

La valoración de los riesgos del embalse no parece demasiado precisa. Existen riesgos de deslizamientos en las laderas, que podrían ser importantes, más aún al preverse una presa de materiales sueltos el núcleo urbano de Ardisa se vería afectado gravemente, el puente de la carretera que da acceso a Ardisa se vería desbordado y la presa de Ardisa, ampliamente superada por el caudal consecuencia de la rotura, desde Ardisa, sigue con dirección norte-sur, pasa junto a Zuera, y desemboca en el Ebro en Zaragoza, entre la Z-30 y la Z-40. El riesgo inducido sobre estas localidades, y sobre Zaragoza en especial, es un factor que debe tener cierto peso en la toma de decisiones, frente a otras alternativas que no presente este riesgo.

No estar adecuadamente justificado

Carece de un objeto concreto para su construcción y no se justifica adecuadamente.

Carecer de una verdadera evaluación de alternativas

Las soluciones propuestas son variaciones que parten de la construcción de un embalse en una cierta ubicación, con variaciones pequeñas en la ubicación de la cerrada, y más notables en la cota de inundación, pero no existen alternativas realmente diferentes en ubicación o soluciones diferentes al problema existente, la necesidad de agua para riego.

No demostrarse razonadamente que salvaguarde los intereses generales desde una perspectiva global e integrada

La Ley de evaluación de impacto ambiental de proyectos, indica la necesidad de seleccionar la alternativa que mejor salvaguarde los intereses generales. La protección del medio ambiente, y de los cursos fluviales, es un evidente interés general, además de una obligación de acuerdo con la Constitución y con el marco legal nacional y comunitario, con especial atención a la Directiva Marco de Aguas.

La transformación de un terreno a regadío tiene evidente interés particular para la propiedad de los terrenos, pero es preciso justificar adecuadamente que, además del evidente interés para los particulares, existe un interés general que, además, es superior a los valores ambientales afectados por el embalse, a la conservación de un espacio de la Red Natura 2000, y a los intereses de la población de la Hoya de Huesca, perjudicados por el proyecto.

Coordinadora Biscarrués-Mallos de Riglos | Lunes, 24 Enero 2011 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!