COAGRET denuncia el coste excesivo que ha supuesto y supone el desarrollo de los grandes sistemas de regadío en Aragón

Riegos del Alto Aragón (RRAA) ya ha supuesto el desalojo de 19 pueblos. Sus demandas han sido y siguen siendo un baldón para la provincia de Huesca. Además del Alto Gállego y el Sobrarbe, un nuevo territorio, La Galliguera, (además de otros valles del Cinca y el Gállego) está amenazada por la insaciable demanda de agua de RRAA.

RRAA utiliza el agua regulada por 7 grandes embalses en los ríos Cinca y Gállego, amén de incontables balsas de regulación interna.

La presa de Lanuza obligó a abandonar el pueblo de Lanuza y el embalse de Bubal inundó tres pueblos más: Bubal, Saqués y Polituara. En el Grado se desalojaron 542 habitantes de 7 pueblos, aunque dos de ellos sobrevivieron a la inundación. Mediano desplazó a 469 vecinos de 8 núcleos. Sin contar con la complicidad en la destrucción de Jánovas, Lavelilla y Lacort en el valle del Ara.

El regadío en Monegros ha crecido a costa de 19 pueblos de Aragón, muchos de ellos inundados, además de ser la causa de la ruina de otros muchos que dependían de aquellos. Ahora, con el proyecto de Biscarrués se pretende destruir otro valle, otro territorio que vive del río y junto al río Gállego.

Los regantes piden sacrificios a los demás, sin embargo ellos no han renunciado a nada. Ni a Jánovas, ni a Biscarrués grande (que inundaría otra población más: Erés), ni a 6 grandes embalses más de regulación en otros ríos y barrancos: en el río Susía, en el Alcanadre, en Almudevar, en La Valcuerna, Valcabrera y Agua Baja.

COAGRET pide al Ministerio de Medio Ambiente Medio Rural y Marino, al Gobierno de Aragón y al resto de instituciones públicas que pongan límite al crecimiento del regadío de Monegros a costa de la destrucción de otros territorios.

COAGRET | Viernes, 08 Julio 2011 | Coagret

Un nuevo caso de derroche del dinero público: el embalse de Biscarrués

COAGRET denuncia el derroche de dinero público que supondría la construcción del embalse de Biscarrués.

El embalse de Biscarrués costaría 177 millones de euros, sin contar los desvíos presupuestarios habituales en este tipo de proyectos.

El estado asume un 32,5% del coste total del embalse de Biscarrués, por su supuesta labor de laminación de avenidas. Sin embargo el propio proyecto reconoce que el embalse solo es capaz de laminar las avenidas no peligrosas, las de menos de 5 años de periodo de retorno. El embalse no retendría las crecidas mayores y más peligrosas.

La administración está en la obligación de invertir de manera eficiente el dinero público.

Estas cantidades (cerca de 58 millones de €) son sin duda muy importantes para a invertir a ciegas, sin tener la más mínima información de la productividad y eficacia de dicha inversión y sin haber analizado maneras más eficientes y baratas para evitar los daños producidos por inundaciones y crecidas.

Además el estado financiará la parte que pagan los usuarios. La Administración del Estado debería analizar con detalle este punto si no quiere encontrarse, como en los casos de los embalses de El Val o de Lechago, embarcado en la construcción y financiación de otro gran embalse con muy escasas posibilidades de recuperar las inversiones realizadas y además con escasa o nula utilidad social.

Todo ello sin tener en cuenta la destrucción de empresas y de la floreciente actividad económica originada por el tramo del Gállego que se quiere inundar.

Esta es la manera de gestionar las escasos recursos del país, que se podría evitar con una evaluación de impacto ambiental negativa al proyecto de Biscarrués. Aún se está a tiempo de racionalizar la gestión hidrológica.

COAGRET | Martes, 28 Junio 2011 | Coagret

Una manifestación y un escaparate ciudadano unirán a personas y colectivos por otro modelo y en defensa del territorio aragonés

COAGRET apoya y hace un llamamiento a la ciudadanía aragonesa, a que participe en la manifestación del 15 de mayo, y en el escaparate ciudadano del 14 de mayo, organizados por la Red de Colectivos de Aragón. Casi 60 colectivos y plataformas aragonesas conforman ya la autodenominada “Red de colectivos de Aragón”, que sigue sumando adhesiones de asociaciones vecinales, culturales, sindicatos y plataformas rurales desde distintos territorios aragoneses. Las organizaciones de afectados por pantanos, nos movilizaremos una vez más para exigir el descarte y el impacto ambiental negativo del embalse de Biscarrués, y para continuar con nuestra firme oposición a obras como Mularroya y el recrecimiento de Yesa.

El fin de semana del 14 y 15 de mayo cientos de personas saldrán a la calle y plantearán a la sociedad sus propuestas para afrontar la situación actual y salir del sufrimiento impuesto por políticas equivocadas. Así, el sábado 14 de mayo, el Paseo Independencia y la Plaza de España de Zaragozase convertirán durante toda la tarde en un escaparate ciudadano en el que se darán a conocer algunas reivindicaciones y sugerencias. Ya hay confirmados más de 20 paneles de distintos colectivos, además de mesas informativas con materiales, animación musical y un debate en la calle sobre “la crisis que viene”.

Y el domingo 15 de mayo, una gran manifestación recorrerá las principales arterias de Zaragoza. Con salida a las 12 de la mañana de la Plaza de Aragón y final en la Plaza de La Seo, todos los colectivos unidos portarán pancartas con el lema principal: “Aragón: cambiar el modelo, defender el territorio”, al que seguirán otras consignas acordadas.

 

COAGRET | Jueves, 05 Mayo 2011 | Coagret

FCC incumple sus compromisos éticos en la construcción de la Presa de El Zapotillo (México)

Ecologistas en Acción, la Coordinadora de Afectados por Grandes Embalses y Trasvases (COAGRET) y el Observatorio de la Multinacionales en America Latina (OMAL) han enviado una carta firmada por decenas de organizaciones sociales y ambientales al Grupo FCC solicitándole la retirada del proyecto El Zapotillo.

Esta obra es una presa de 105 metros de altura que FCC está construyendo en el estado de Jalisco, México. El embalse inundaría y haría desaparecer a 3 comunidades, Temacapulín, Acasico y Palmarejo. El fuerte impacto social y ambiental del proyecto ha hecho que diversas instituciones dictaminen la cancelación del mismo. A pesar de ello FCC ha seguido trabajando incumpliendo sus declaraciones de respetar los Derechos Humanos y libertades públicas.

La población afectada de los municipios y las organizaciones sociales que acompañan la protesta ciudadana se ha movilizado en contra del proyecto desde su inicio. Aunque la comunidad tiene el derecho de ser consultada sobre el proyecto antes de llevarse a cabo, pues afectaría radicalmente su forma de vida, esto no ha ocurrido y todo el proceso ha estado marcado por una falta absoluta de transparencia y de participación pública.

Ante esta situación las organizaciones y la plataforma ciudadana han denunciado el caso en diversas instancias. El resultado ha sido que tanto la Comisión Estatal de Derechos Humanos de Jalisco, como el Juzgado Segundo de Distrito en Materia Administrativa en el Estado de Jalisco, han puesto en evidencia la violación de los derechos a la legalidad y a la seguridad jurídica, a la propiedad, a la vivienda, a la conservación del medio ambiente, al patrimonio común de la humanidad, al desarrollo y a la salud, de los afectados y a recibir información completa y oportuna. Todo lo cual ha determinado que dictaminen la cancelación judicial de la construcción de la presa El Zapotillo.

La continuidad de la obra por FCC, en contra de la sentencia emitida, contraviene su propio Código Ético que, según afirma la empresa, es de obligado cumplimiento. En él se asegura que el Grupo FCC cumplirá la legislación vigente en los lugares donde opera, tanto en materia social como ambiental. También establece que pondrán los medios necesarios para que las empresas contratistas, proveedores y colaboradoras externas cumplan con los principios de ese Código Ético. Por todo ello, el conjunto de organizaciones firmantes exige a FCC que se retire del proyecto de El Zapotillo.

 

COAGRET | Jueves, 14 Abril 2011 | Coagret

Es mentira que el futuro de Aragón dependa de Biscarrués

Es mentira que el futuro de Aragón dependa de Biscarrués como ha afirmado el vicepresidente de UAGA-COAG. Ni es cierto, como parece afirmar el presidente de ASAJA-Huesca, que la agroindustria y los puestos de trabajo ligados a la agricultura dependan de la construcción de Biscarrués. Todo esto es evidentemente falso. El regadío en Aragón no depende de Biscarrués. Ni siquiera es cierto que la pervivencia de los regadíos de Monegros dependa de que se haga este embalse.

Da vergüenza ajena que personas con altas responsabilidades hagan afirmaciones tan peregrinas. Riegos del Alto Aragón (RRAA) utiliza ahora 800 hectómetros cúbicos que regula en las cuencas del Gállego y el Cinca. El embalse de Biscarrués supondría apenas un 4% de los consumos actuales.

Los miles de euros que se han gastado en la propaganda de la manifestación pidiendo el embalse, transforman las declaraciones melodrámaticas de los representantes de los regantes en lágrimas de cocodrilo, desacreditando sus argumentos. Sin embargo sí es un hecho la afección a un 35% de las actividades en el Gállego de las empresas de deportes de Aventura, con las consecuencias evidentes en pérdida de puestos de trabajo directos e indirectos dependientes de ellas. COAGRET constata que las exigencias de RRAA no se pararán con el embalse de Biscarrués; ya hay proyectados 6 nuevos grandes embalses en el sistema. La propia Confederación Hidrográfica del Ebro reconoce que los ríos Gállego y cinca están en el límite de su capacidad.

COAGRET pide en conscuencia a la ciudadanía y a las administraciones que impongan la racionalidad y pongan coto a las insaciables exigencias de agua de Riegos del Alto Aragón. COAGRET quiere recordar a los ciudadanos y a los Gobiernos de Aragón y de España que los ríos Gállego y Cinca son de todos, pero los regadíos de Monegros no.

COAGRET | Martes, 12 Abril 2011 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!