La Audiencia Nacional desestima la petición del estado para continuar las obras ilegales de Mularroya

En la mañana de hoy, 18 de marzo, hemos tenido información en COAGRET sobre que la Audiencia Nacional desestimó en un auto de diciembre de 2013 la petición del estado de continuar con las obras de Mularroya por supuestas razones de seguridad, y que, de nuevo hace unos días se ha vuelto a presentar la misma petición a la Audiencia Nacional.

El primer incidente, en lenguaje procesal, presentado por la abogacía del estado fue desestimado por auto de 12 de diciembre de 2013 por las siguientes razones:

1) La Administración pide que se le permita alcanzar la cota mínima de seguridad de 454 ,50 m.s.n.m. en base a "los correspondientes estudios hidrológicos e hidráulicos" que no constan en las actuaciones.

2) La cota que se pretende alcanzar es semejante a la que tendrá la presa definitiva.

3) No se aporta ningún informe que acredite que, como dice la Administración, el aumento de cota hasta el nivel señalado no supondrá afecciones ambientales significativas "máxime cuando la nulidad del proyecto de construcción se basa en la insuficiencia de la declaración de impacto ambiental".

4) Se deduce que los trabajos de la presa continuaron a pesar de laSentencia, alcanzando una cota actualmente de 438,00 m.s.n.m.

5) La Sala considera que las medidas que se solicitan no están encaminadas a ejecutar la Sentencia dictada en autos sino a continuar las obras cuyo proyecto ha sido anulado.

Desde COAGRET lamentamos que la CHE siga insistiendo en estos supuestos problemas de seguridad en Mularroya, mientras no informa convenientemente a los afectados por los movimientos de tierra en Yesa, y mantenga un recrecimiento que se debería paralizar ya mismo.

En los próximos días vamos a formular alegaciones a la nueva petición de la CHE para continuar las obras por motivos de seguridad.

COAGRET | Martes, 18 Marzo 2014 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!