COAGRET critica las declaraciones de Arias Cañete y exige que se descarten embalses

Desde COAGRET consideramos que las declaraciones realizadas por el ministro Arias Cañete en su comparecencia ante el Senado, anunciando la ejecución de las obras del Pacto del Agua, dan la espalda una vez más a la realidad, insistiendo en la vieja política de cementar valles y ríos, y apostando por la construcción de los pantanos del pacto del agua, obviando que los embalses actuales se encuentran a mitad de su capacidad precisamente por la escasez de precipitaciones. Seguir sosteniendo en 2012 que son necesarios embalses como Biscarrués, Mularroya, y los recrecimientos de Yesa y Las Torcas para sostener y ampliar regadíos, que todos sabemos no llegarán a ponerse en marcha constituye un ejercicio de hipocresía que no se puede permitir en estos momentos ningún representante institucional. Supone insistir en ese viejo discurso que consiste en embalsar agua por qué sí, sin tener en cuenta espacios y pueblos afectados, costes ambientales y económicos, para unos usos no sostenibles y siendo plenamente conscientes desde esas instituciones que existen alternativas menos costosas y sin conflictividad social.

Nos parece tendencioso que se utilice la sequía, puesto que la situación de los embalses no depende sólo de las precipitaciones, sino también de la gestión que se haga de los desembalses, como ya recordábamos en una nota de prensa de Coagret en enero pasado. Podemos aumentar la capacidad de los embalses, pero eso irá acompañado también de un aumento de usos y concesiones hidráulicas, con lo que teniendo en cuenta la escasez de las aportaciones, acabará por producir mayores situaciones de escasez y de sequía. Debemos insistir en que la Cuenca del Ebro es una cuenca de régimen mediterráneo, con años secos, lo cual debe ser tenido en cuenta a la hora de la planificación y gestión hidráulica, especialmente en los planes de Cuenca.

Al respecto de los Presupuestos Generales del Estado y las obras hidráulicas en Aragón, desde COAGRET, exigimos como ciudadanos que no se destine partida presupuestaria alguna en los presupuestos del año 2012 para obras como el recrecimiento de Yesa, los embalses de Biscarrués, Mularroya y Almudevar y el recrecimiento de Las Torcas. La suma de sus presupuestos alcanza en este momento la suma de unos 800 millones de euros, mientras que los costes estimados para las alternativas que desde COAGRET hemos venido proponiendo, supondría un gasto para el estado enormemente menor. Todo ello se podría conseguir, con una gestión real y correcta de la demanda, a través de la modernización de regadíos, con la construcción de pequeñas balsas laterales en los propios sistemas de riegos, o la construcción de pozos en acuíferos no sobreexplotados entre otras medidas.

En este momento actual de crisis y recortes económicos y sociales, nos parece obsceno e irresponsable que estemos viendo como se recortan servicios públicos en sanidad, en educación, en Universidades, en Investigación, etc., mientras se mantienen las partidas presupuestarias para obras inútiles y con impactos ambientales y sociales, y el propio ministro Arias Cañete insiste en la necesidad de ejecutar las obras pendientes del pacto del agua, que debería ser descartado definitivamente y abandonado por parte de las fuerzas políticas aragonesas.

COAGRET | Jueves, 12 Abril 2012 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!