No al recrecimiento de el Vado, sí al desarrollo sostenible del valle alto del Jarama

Jueves, 2 de Febrero de 2006

El pasado verano los presidentes de las Comunidades de Castilla-La Mancha y de Madrid, José María Barreda y Esperanza Aguirre anunciaron la, supuesta, necesidad de aumentar la capacidad de embalsamiento de la presa de El Vado (Guadalajara) para garantizar los abastecimientos de agua en ambas regiones. Para favorecer los intereses de los sectores de la construcción y del urbanismo, se pondrá en peligro la pervivencia de una zona natural prácticamente virgen y de alto valor ecológico.

En los últimos años el consumo de agua en Madrid ha tenido un crecimiento sin precedentes, siendo siete veces superior al crecimiento de la población. Este aumento viene motivado por la política urbanística fomentada desde la administración regional y por la ausencia de medidas que minimicen y controlen el consumo de agua.

A pesar de haber pasado el año más seco en los últimos cien años, la Comunidad de Madrid no tomó medidas contra la sequía hasta el pasado mes de septiembre. Campos de golf, piscinas, praderas de césped, cultivos inadecuados, pistas de nieve artificial y otros servicios, han seguido despilfarrando agua sin ningún control mientras los niveles de los pantanos bajaban escandalosamente. Quienes gestionan nuestro agua no han pretendido otra cosa que llegar a una situación de colapso hídrico que justificara la inundación de nuevos valles para así complacer los intereses de los constructores. El recrecimiento de El Vado responde a esta necesidad y no a otra.

Se trata de una obra irracional, injustificada e innecesaria. Los problemas hídricos de Madrid no se van a resolver de esta manera y ni mucho la calidad ambiental del Jarama. La capacidad actual de almacenamiento de agua para la región de Madrid prácticamente dobla el consumo real. Si actualmente carecemos de agua es culpa de la ausencia de previsiones del Canal de Isabel II. Aún hoy, en un invierno aún más seco que el anterior, se siguen regando campos de golf con agua potable. Unos campos de golf que en Madrid consumen alrededor de 9 Hm3 de agua, la misma cantidad que debe soltar El Vado cada año. Si este verano no corrió ningún caudal bajo la presa fue para el riego de estas instalaciones.


Jarama Vivo


Asociación Jarama Vivo | Domingo, 19 Febrero 2006 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!