Informe presa mexicana El Cajón

La Comisión Mundial de Represas (CMR) elaboró un informe fechado en el año 2.000 titulado “REPRESAS Y DESARROLLO. Un Nuevo Marco para la Toma de Decisiones”. El documento avalado por la Unión Mundial para la Naturaleza (UINC) y el Banco Mundial (BM), entidad ésta última que financió numerosos proyectos y que han sido objeto de estudio para la elaboración del informe, resultó ser el análisis de dos años y medio de trabajo de una comisión internacional compuesta por una amplia representación de expertos y analistas pertenecientes a grupos de intereses variados, representantes de todos los lados del debate, constituidos como grupo internacional autónomo.

Aunque el resultado de este trabajo no es favorable por el desempeño técnico, financiero y económico producido por las grandes represas y considera la discrepancia entre quién gana con los beneficios y quienes pagan los costos de una índole grave, penetrante y a veces irreversible conduciendo al empobrecimiento y sufrimiento de millones de personas, en el mundo se siguen construyendo grandes represas.

Las Represas, alteran el funcionamiento natural de los ríos, y a menudo los beneficios de los usuarios ribereños, se trasladan a otros grupos en la esfera regional o nacional. En demasiadas ocasiones se ha pagado un precio inaceptable y a menudo innecesario para conseguir dichos beneficios, en especial en términos sociales, y ambientales, pueblos bajo las aguas, pueblos a pie de presa, territorios expropiados, medios de subsistencia de comunidades ribereñas desaparecidos, personas desplazadas, pactos incumplidos con los afectados, daños al medio ambiente…etc.
Aunque los beneficios inmediatos se solían considerar como suficientes para justificar las enormes inversiones, a medida que se fue acumulando experiencia y se dispone de mejor información sobre el desempeño y consecuencias de las grandes presas, el costo total de las mismas se ve como una preocupación pública grave.
Con algunas excepciones en las que las represas produjeron beneficios, ocasionalmente fueron para los negativamente afectados, los desplazados, que cedieron ríos y tierras para ponerlos a disposición de otras comunidades. Los grandes embalses han incurrido en costos de capital sustancialmente superiores a los presupuestados; se han demorado en el tiempo en comparación con el planificado para su implantación; no han conseguido proporcionar la rentabilidad económica y financiera prometida; la justificación económica para aprobar el proyecto no se ha hecho realidad en los sistemas de irrigación, suministro de agua e higiene pública, en el control de inundaciones, ni en la producción de electricidad; los impactos ambientales han sido más negativos que positivos y han conducido a pérdidas irreparables de especies y ecosistemas; el desplazamiento físico de las personas afectadas, con demasiada frecuencia involuntario, implicó coerción y fuerza, y en algunos casos incluso quitar la vida; han causado graves daños en los medios de subsistencia, salud, cultura y existencia espiritual de grupos indígenas y tribales.
En el mundo | Viernes, 10 Junio 2005 | Coagret
COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!