Recrecimiento de Yesa

Asociación Río Aragón contra el recrecimiento del embalse de Yesa-COAGRET

  • C/ Mayor, 17 · 50683 Artieda (Zaragoza-ESPAÑA)
  • http://www.yesano.comLink
  • Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.
  • Teléfono: (+34) 650 454 979

Todos los artículos en coagret.com sobre el Recrecimiento de Yesa

La historia de la regulación hidráulica del río Aragón viene del siglo pasado, como atestiguan algunos habitantes del desaparecido Tiermas y comarca ya casi centenarios pero que nacieron con el futuro hipotecado por el pantano que se habría de construir en Yesa (Navarra). Este primer capítulo regulador concluye el 8 de Abril de 1959 con la inauguración de dicho embalse por el general Franco, desapareciendo Tiermas, Ruesta y Escó e inundando 2400 Has. de ellas 1000 Has. de huerta.

En los años 70 se plantea la regulación conjunta del río Aragón y del Irati. A mediados de los años 80 se opta por el embalse de Itoiz en el río Irati y por el proyecto de Recrecimiento del Embalse de Yesa en el río Aragón. Entre otras alegaciones el Recrecimiento de Yesa recibió las de la DGA, que consideraba dicha obra muy negativa para el equilibrio territorial aragonés, así como contrario a los intereses de Aragón.

En Julio de 1992 las Cortes de Aragón aprueban el llamado Pacto del Agua. En él se incluye el recrecimiento de Yesa con un presupuesto actualizado de 24250 millones de pesetas y que debería comenzarse a construir durante el año 1994. El 6 de mayo de 1993 sale a exposición pública el proyecto modificado del Recrecimiento de la presa de Yesa, del estudio de impacto ambiental y de la relación de bienes y propietarios afectados por las obras. En Julio de 1993 se organiza una gran acampada en Artieda que tuvo una amplia repercusión informativa, y se presentaron más de 3000 alegaciones al proyecto.

A partir de 1996 los acontecimientos se precipitan. El Plan Hidrológico de la Cuenca del Ebro, el Pacto del Agua, el Plan Nacional de Regadíos, la creación de ACESA (Aguas de la Cuenca del Ebro S.A.) y el Plan de Abastecimiento de Agua a Zaragoza tratan todos ellos de justificar el recrecimiento, aunque con graves contradicciones entre sí.

El 23 de abril de 1999, y tras fuertes presiones políticas al Ministerio de Medio Ambiente, se publica en el BOE la Declaración de Impacto Ambiental (DIA) para el recrecimiento de Yesa. En junio se sacó a concurso la contratación de la obra. Posteriormente, el ayuntamiento de Artieda recurre la DIA querellándose contra los máximos responsables de la tramitación y aprobación de misma. Esta querellla está actualmente (septiembre de 2005) pendiente de fecha para el juicio oral. Durante el año 1999 se produjeron grandes movilizaciones contra el recrecimiento de Yesa y otros embalses de Aragón.

El 6 de junio de 2000 se adjudicaron las obras a una unión temporal de empresas entre las cuales se encuentra ACS, empresa dirigida por Florentino Pérez y en la que está trabajando en esos momento Carlos E. Escartín, el ex secretario de Estado de Aguas que había realizado toda la tramitación del proyecto de recrecimiento de Yesa.Concentración en Jaca contra el recrecimiento de Yesa

En mayo de 2001 se coloca la primera piedra del recrecimiento por el entonces Ministro de Medio Ambiente Jaume Matas. La fecha prevista para finalizar las obras era diciembre de 2005. Actualmente (septiembre de 2005) todavía no ha concluido la fase de preparación de las obras.

La aprovación del Plan Hidrológico Nacional del PP que incluía el trasvase del Ebro, provoca una gran contestación social en Aragón. Durante estos 4 años (2000 - 2004), la sombra del recrecimiento está presente, pero las obras no avanzan. Al mismo tiempo se plantean diferentes soluciones para evitar la inundación del casco urbano de Sigües. Tras el cambio del gobierno central en Marzo del 2004 y la derogación del trasvase del Ebro, el Gobierno de Aragón crea la Comisión del Agua. Se trata de un foro de debate donde se intenta dar voz a todos los implicados en las obras del Pacto del Agua (firmado en 1992) para tratar de sacar adelante las obras que incluye el documento.

El recrecimiento de Yesa se debate en la Comisión del Agua en Junio de 2004 con un resultado ya decidido de antemano. La Asociación Río Aragón junto con la Fundación Nueva Cultura del Agua estaban preparando un estudio con posibles alternativas al recrecimiento de Yesa. La Comisión del Agua se niega a entrar en un debate técnico y no quiere escuchar las alternativas que pueden plantarse. La solución adoptada sólo por el 80% de los miembros es rebajar la cota del embalse para evitar la inundación del casco de Sigües, pero las afecciones a la zona no se reducen. El 20% que no está de acuerdo con la solución lo componen los representates de los afectados, técnicos de la Universidad de Zaragoza y algún partido político. De nuevo se imponen los intereses económicos y políticos a las vidas de los habitantes de la zona.

En septiembre de 2005, el Ministerio de Medio Ambiente ha adoptado el acuerdo de la Comisión del Agua y va a proceder a la modificación del proyecto. La Asociación Río Aragón sigue defendiendo que no hace falta ningún recrecimiento para satisfacer las necesidades. El juicio contra los responsables de la aprovación del proyecto sigue adelante.

En 2006 se producen varios deslizamientos de tierras en la ladera izquierda del embalse que ponen de manifiesto la poca estabilidad del terreno. Varios informes alertan de los riesgos de la construcción del embalse en esa ubicación. El Ministerio de Medio Ambiente trabaja con un informe que cifra en más de 80 millones de euros los trabajos para tratar de estabilizar el terreno.

En la actualidad (julio de 2011), tras una nueva modificación del proyecto (en 2008) y un nuevo proceso de Declaración de Impacto Ambiental (en 2009) al que se presentan miles de alegaciones, en el proyecto ya se han gastado más de 100 millones de euros y no se sabe cuánto más será necesario.

.

COAGRET :: COordinadora de Afectados por GRandes Embalses y Trasvases Por una Nueva Cultura del Agua, No más pueblos bajo las aguas. RÍOS SIN PRESAS ¡PUEBLOS VIVOS!